El senador Charles Schumer denuncia «vendetta de odio» de Donald Trump hacia Puerto Rico

El líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer (Nueva York), afirmó hoy que el recorte a la mitad de la asistencia que se impulsa en el Congreso para el programa de Medicaid de Puerto Rico es un nuevo episodio de la «vendetta personal» que tiene el presidente Donald Trump en contra de la Isla.

“Es absolutamente vergonzoso que el presidente Trump rechazara una propuesta que incluía cuatro años de financiamiento de Medicaid para nuestros conciudadanos estadounidenses en Puerto Rico, la cual tiene un fuerte apoyo tanto en la Cámara como en el Senado”, sostuvo Schumer.

En momentos en que el liderato del Senado y la Cámara baja federal, con controles, promovía legislación que asignaría cerca de $12,000 millones en fondos de Medicaid para Puerto Rico, el presidente Trump, ha reconocido la Casa Blanca, demandó que los fondos se redujeran a la mitad.

Al final el acuerdo de la Casa Blanca con el liderato del Congreso sobre legislación de presupuesto en que están incluidos los fondos de Medicaid, permitirá a Puerto Rico recibir hasta $5,742 millones durante los años fiscales estadounidenses 2020 y 2021, sujeto a controles y ciertos requisitos.

Tanto la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, como la gobernadora Wanda Vázquez Garced habían dado prácticamente por garantizados el respaldo de la Casa Blanca a una asignación de $12,000 millones.

Tras el recorte, la comisionada ha dicho que la reducción en las asignaciones propuestas por el liderato del Congreso representa un esfuerzo por armonizar la duración y el financiamiento de las iniciativas temporales de la legislación de presupuesto en que están incluidos los fondos de Medicaid.

“Las extensiones incluidas en este nuevo paquete para los centros 330 en la nación (estadounidense) son de 6 meses, las extensiones de presupuesto en agencias son de 6 meses a un año”, indicó González.

Pero, la Casa Blanca no ha ocultado su razón para oponerse a un acuerdo de cuatro años.

A través de la Oficina de Presupuesto y Gerencia (OMB) de la Casa Blanca, el gobierno de Trump expresó su interés en reducirle fondos a la Isla ante la corrupción que le imputa al gobierno de Puerto Rico. Incluso, considera que quitarle dinero de Medicaid al gobierno de Puerto Rico supone una victoria para Trump “y el pueblo estadounidense”.

“Esta administración sigue comprometida con priorizar adecuadamente el dinero de los contribuyentes estadounidenses. Recortar fondos de Medicaid a Puerto Rico de aproximadamente $12,000 millones a $5,700 millones es una victoria para el presidente Trump y el pueblo estadounidense. Con la histórica pérdida de dinero a que nos hemos enfrentado en Puerto Rico, no se necesitaban fondos adicionales ni era fiscalmente responsable”, reafirmó hoy Chase Jennings, portavoz de OMB.

Pese “al desdén” del presidente Trump, Schumer afirmó que los demócratas presionaron a favor del “sólido aumento en el financiamiento” de Medicaid para la Isla que se ha conseguido.

“Tengo la intención de volver a este tema vital en 2020 y haré todo lo que esté en mi poder para construir sobre este acuerdo de varios años y proporcionar más años de financiación para abordar plenamente las principales inequidades a que se enfrenta el sistema de salud de Puerto Rico. No permitiré que la odiosa venganza del presidente Trump contra Puerto Rico se interponga en el camino para que los niños y las familias reciban la atención médica que merecen”, agregó el líder demócrata del Senado estadounidense.

González, mientras, sostuvo que, en promedio, los $5,700 millones son la asignación más alta que ha recibido la Isla en fondos de Medicaid.

“Con la salud del pueblo no se juega, ni se politiquea. Hay quienes quieren poner en riesgo el acceso a la salud de 1.1 millones de puertorriqueños en el programa de reforma por sus ambiciones personales y por querer atacarme a mí”, dijo González, al reaccionar a críticas de la oposición política y sin hacer alusión a las críticas de la Casa Blanca hacia el gobierno de Puerto Rico para frenar un acuerdo de cuatro años.

“Tengo que señalar que, si Puerto Rico fuese un estado, no tendríamos que estar negociando nada año tras año porque estos fondos los recibiríamos de manera automática. Quienes critican no han hecho nada para lograr este acuerdo ni para proteger la salud en Puerto Rico y ponen en riesgo la misma”, agregó González.

La legislación – que es parte de un acuerdo presupuestario que, entre otras cosas, evitaría un cierre parcial del gobierno federal este fin de semana-, fue aprobada el martes en el pleno de la Cámara baja y debe ser ratificada el jueves en el Senado.