Abrió la sesión sobre los cargos de destitución en contra de Trump

Washington – Con las declaraciones iniciales de sus miembros, el Comité de lo Jurídico abrió esta noche el debate sobre los dos cargos presentados en la Cámara de Representantes que persiguen la destitución del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, antes de la votación de mañana.

Los dos cargos – abuso de poder y obstrucción del Congreso- se centran en las presiones que ejerció Trump hacia el gobierno de Ucrania, al condicionar la entrega de $391 millones en asistencia militar y una reunión en la Casa Blanca con el presidente Volodomir Zelensky al anuncio de investigaciones contra el exvicepresidente Joseph Biden, y la desacreditada teoría de que el país de Europa del Este interferió en las elecciones estadounidenses de 2016 en favor de los demócratas.

Si como se espera los cargos son aprobados mañana en el Comité de lo Jurídico, el pleno de la Cámara de Representantes decidiría la semana próxima si ordena un juicio político en contra del presidente Trump.

El informe del Comité de Asuntos de Inteligencia, que examinó los hechos del caso, determinó que las investigaciones fueron solicitadas con la intención de hacer daño político al exvicepresidente Biden, uno de los principales candidatos demócratas a la presidencia de Estados Unidos y beneficiar políticamente a Trump, por encima de la seguridad nacional estadounidense.

“Ambas (peticiones) estaban fuera de la realidad y contrarias a la política pública federal”, además de que buscaron corromper las elecciones de 2020, indicó el presidente del Comité de lo Jurídico de la Cámara baja, el demócrata Jerrold Nadler (Nueva York).

Nadler sostuvo que “si las elecciones son corruptas, todo es corrupto”, y exhortó a sus colegas republicanos a superar las presiones “del momento”, pues Trump, de todos modos, en algún momento dejará de ser presidente.

Tras comenzar la investigación sobre una denuncia anónima que alertó sobre las acciones de Trump con respecto a Ucrania, “nunca hemos visto a un presidente desafiar al Congreso de esta forma”, indicó Nadler.

En su turno inicial, el líder de la minoría republicana en el Comité de lo Jurídico, Douglas Collins (Georgia), afirmó que los cargos en contra del presidente Trump se basan en “mentiras” y buscan cumplir el objetivo que los demócratas supuestamente se trazaron desde las elecciones de noviembre de 2016.

“Después de tantas investigaciones, ¿el cargo es abuso de poder? …Esto es más por conveniencia política que por otra cosa”, sostuvo Collins en su turno inicial, al alegar que la “obstrucción” debe ser en contra de la mayoría demócrata por impedir una investigación justa.

Collins afirmó que los demócratas han evitado traer testigos ante el Comité de lo Jurídico, después de hacerlo ante el Comité de Asuntos de Inteligencia, o tratar de demostrar la validez de sus citaciones a miembros del gobierno de Trump en los tribunales porque están “más preocupados por el calendario que por los hechos y la justicia”.

La investigación de la Cámara baja comenzó luego de la presentación de una querella anónima en la que un denunciante informó de la llamada del 25 de julio pasado en que Trump le pidió de favor al presidente de Ucrania investigar al ex vicepresidente Biden, su hijo Hunter, la empresa de gas Burisma y la infundada interferencia de Ucrania en las elecciones estadounidenses de 2016, en momentos en que el gobernante ucraniano le mencionaba que estaba pendiente una asistencia militar de $391 millones y una reunión en la Casa Blanca.

Hunter Biden fue miembro de la junta de directores de Burisma, empresa que en algún momento pudo estar en la mira de la fiscalía ucraniana antes que el entonces vicepresidente Biden y líderes de la Unión Europea solicitaran la renuncia del que fuera fiscal general de Ucrania Victor Shokin, por considerar que era muy débil en la lucha contra la corrupción.

Varios testimonios, incluido el del embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, Gordon Sondland, corroboraron las presiones de Trump hacia el presidente de Ucrania.

Si como se prevé el pleno de la Cámara baja aprueba la semana próxima los cargos de destitución en contra del presidente Trump, el juicio político se llevaría a cabo en enero en el Senado, donde los republicanos tienen una mayoría de 53 a 47.