Los fondos de Medicaid y un acuerdo sobre el presupuesto caminan aún de la mano

Washington La mayor posibilidad de lograr la aprobación este año de legislación con nuevos fondos de Medicaid para Puerto Rico está aún en que haya un acuerdo presupuestario esta misma semana que pueda llevarse a votación antes de la Navidad, según fuentes del Congreso.

Aunque el consenso en el liderato del Comité de Finanzas del Senado estadounidense sobre las asignaciones y controles a la Isla representan un avance importante, la aprobación en diciembre del proyecto del republicano Charles Grassley (Iowa) que busca reducir el costo de los medicamentos y extender medidas de salud no está garantizada aún ni siquiera en la misma cámara alta.

El Congreso tiene previsto suspender sus trabajos a más tardar el 20 de diciembre, cuando deberán decidir si tienen que optar por otra resolución temporal de presupuesto.

Antes de anunciarse el viernes en la tarde el acuerdo entre Grassley, presidente del Comité de Finanzas, y el líder de la minoría demócrata, Ron Wyden (Oregón), el líder de la mayoría del Senado, el republicano Mitch McConnell (Kentucky), había expresado dudas sobre esa legislación antes de lograrse consenso en la comisión.

La parte del proyecto del Senado que se centra en el costo de los medicamentos tiene el respaldo del presidente Donald Trump, quien aún revisa el lenguaje que extiende medidas de salud, al cual han sido añadidos los fondos de Medicaid para la Isla.

Hoy, Grassley, sin embargo, expresó esperanza de que su medida vaya a votación “pronto” en el Senado, donde le augura fácil aprobación.

Esta semana, la mayoría demócrata de la Cámara baja, sin embargo, llevará a votación su propia legislación que propone reducir el costo de los medicamentos que es distinto al de Grassley, aunque ha sido apoyado por el presidente del Comité de Salud del Senado, el republicano Lamar Alexander.

“Mucha de las provisiones en esa legislación reflejan la medida que presenté junto al líder de la minoría Wyden. Es claro que cualquier proyecto para ser aprobado en un gobierno dividido debe ser bipartidista”, indicó Grassley.

El proyecto de Grassley permitiría asignar a Puerto Rico hasta $11,869 millones durante los próximos cuatro años fiscales, con fuertes controles y penalidades.

En la Cámara baja, sin embargo, el proyecto que impulsa reducir el costo de los medicamentos – aunque incluiría extender a la isla la parte D de Medicare-, no incluye los fondos de Medicaid, que están en una legislación independiente aprobada en julio pasado en el Comité de Energía y Comercio.

Bajo el proyecto cameral de Medicaid para los territorios, Puerto Rico recibiría $12,000 millones durante cuatro años fiscales federales, con controles menos duros que los del Senado, pero también con requisitos que incluyen auditorías y la reforma del proceso de contratación para el plan de salud del gobierno.

Un acuerdo sobre todo el presupuesto facilitará insertar un lenguaje bipartidista y bicameral sobre el presupuesto.

Pero, si el Congreso vuelve a depender de una resolución temporal de presupuesto, que puede extender las asignaciones vigentes hasta principios de 2020, será cuesta arribar incluir una asignación abarcadora de Medicaid para Puerto Rico.

“La tarea sería entonces incluir una asignación temporal”, dijo una fuente cercana a las conversaciones.

La semana pasada, la gobernadora Wanda Vázquez Garced solicitó al Congreso que si se opta por una resolución temporal de presupuesto, se tome en cuenta que los fondos de Medicaid se le agotan a la Isla tan pronto como la primera semana de febrero.

A partir de entonces, el gobierno de Puerto Rico dependería de sus propios fondos para financiar su plan de salud, que tiene un costo mensual de alrededor de $230 millones.

En ese sentido, Vázquez Garced sostuvo que en cualquier resolución temporal se debe tomar en cuenta que Puerto Rico, bajo los gastos más recientes, requiere unos $215 millones mensuales en fondos de Medicaid para financiar su plan.