Violentos incidentes al margen de una nueva marcha en Santiago

Se produjeron cuantiosos incidentes ayer en Santiago, que incluyeron el incendio de una universidad y el saqueo de una iglesia católica, al margen de una marcha multitudinaria y pacífica en el marco de una nueva jornada de protesta, a tres semanas de un estallido social sin precedentes en Chile.

El fuego se propagó rápidamente en la rectoría de la Universidad Pedro de Valdivia, ubicada a unos metros de la Plaza Italia, donde decenas de miles de personas manifestaban pacíficamente por la crisis social que sacude Chile desde hace tres semanas. Allí trabajaban 16 compañías de bomberos para controlar las llamas en una casona de 1915 que fue la sede del Comité Olímpico de Chile.

Poco antes, un grupo de vándalos saqueó la histórica Parroquia de La Asunción, en el centro de la capital y utilizó el mobiliario para encender barricadas mientras se realizaba la multitudinaria manifestación en la Plaza Italia, rebautizada “Plaza de la Dignidad”.

Los saqueadores ingresaron a la iglesia, construida en 1876, y sacaron bancas, confesionarios e imágenes para utilizarlas en las barricadas que levantaron en esa arteria capitalina.

Entre otros elementos dañados también se cuentan cuadros artísticos e inclusive esculturas, además de las mesas y sillones.

Concentración. Al margen de los incidentes, decenas de miles de manifestantes participaron de la marcha, que antes desfiló frente al palacio de la presidencia La Moneda, entonando lemas contra el mandatario Sebastián Piñera, reclamando su renuncia e insultando a los policías que resguardaban el edificio.

Los manifestantes repudiaban en particular el último mensaje público de Piñera, el jueves por la noche, en el que anunció nuevas medidas de seguridad, en un intento por solventar esta crisis como un tema de de-sorden público.

“La tercera marcha más grande de Chile” o “La tercera es la vencida”, fueron las consignas para este viernes a la tarde, cuando diversas agrupaciones se sirven de Whatsapp, Facebook e Instagram para convocar a marchas pacíficas que buscan rivalizar con los 1,2 millón de personas que el 25 de octubre se reunieron históricamente en el centro de Santiago, y con menor, el 1 de noviembre.

Los incidentes violentos, liderados por encapuchados que se suceden desde el 18 de octubre, también han desinflado algunas de las convocatorias.